Técnicas de relajación para reducir el estrés y la ansiedad

En este artículo, a petición de muchos de vosotros, os voy a enseñar un ejercicio de relajación para bajar los niveles de ansiedad, para disminuir esa tensión, ese estrés o esa ansiedad que estamos acumulando.

Para realizar este ejercicio no necesitamos nada más que el sofá de nuestra casa, o también se puede hacer tumbado en la cama. No es un ejercicio que me haya sacado de la manga. Es un ejercicio que yo estuve haciendo durante mi proceso de curación de la ansiedad y que me fue realmente bien, y vais a notar ahora mismo como a vosotros os va a ir genial. Vais a notar como os pasáis a estar muchísimo más tranquilos, muchísimo más relajados, y vosotros mismos os vais a sorprender de “el poder” que tiene este ejercicio.

  1. Tumbarse en el sofá

Lo primero que necesitamos, como ya os he dicho, es el sofá en el que podamos apoyar la cabeza, y lo primero que vamos a hacer es recostarnos y que la cabeza esté totalmente apoyada en el sofá, y las manos a ambos lados (no las pongáis encima, sino fuera, apoyadas en el sofá).

  1. Cerrar los ojos

Ahora lo que vamos a hacer es cerrar los ojos, porque muchas veces se produce una fatiga visual. Muchas veces los impactos visuales son los que nos generan ansiedad, los que nos suben los niveles de ansiedad. La televisión, los colores, todas las cosas que nos rodean, de alguna forma nuestro cerebro las tiene que procesar y eso puede elevar los niveles de ansiedad. Por lo tanto, cerramos los ojos y de este modo anulamos completamente el campo visual, y por lo tanto la fatiga visual.

  1. Coger aire

Una vez que tenemos los ojos cerrados lo que vamos a hacer es coger aire profundamente y mantenerlo en los pulmones. Cogemos aire y cuando tengáis los pulmones totalmente llenos quiero que aguantéis un poquito con el aire y apretéis TODOS los músculos del cuerpo. Tenéis que tensar todos los músculos del cuerpo, como si estuvieseis haciendo fuerza de forma general con todos los músculos del cuerpo. Con el aire retenido en los pulmones, contáis hasta cinco mentalmente, y soltáis poco a poco el aire a la vez que soltáis vuestros músculos.

  1. Inspiraciones y exhalaciones profundas

Una vez que habéis hecho esto, con los ojos todavía cerrados, vamos a hacer tres inspiraciones y exhalaciones profundas.

Cogemos aire, sintiendo como entra el aire por la laringe, como llena la zona del abdomen, como llena la zona de los pulmones, toda la cavidad torácica, mantenemos el aire tres segundos y de nuevo por la boca soltamos todo el aire muy muy muy poco a poco.

Realizamos esta operación una segunda vez. Cogemos el aire, notamos como entre el aire por la zona del abdomen, como se llenan los pulmones, y retenemos 3 segundos, y de nuevo soltáis el aire. Y volvéis a repetir esta operación una tercera vez.

En cuanto terminéis vais a notar una sensación realmente maravillosa, una sensación de calma, de paz, y realmente os va a funcionar muy muy bien.

Es un ejercicio que lo podéis hacer ahora mismo. No tenéis que esperar a sentiros mal. Lo podéis hacer y practicarlo tantas veces como queráis.

Parece mentira, pero la respiración puede hacer mucho. Puede ayudarnos muchísimo a rebajar la ansiedad, la tensión, los niveles de estrés, por lo que este ejercicio es básicamente de respiración. Una vez que tensamos todos los músculos y luego soltamos en la primera parte pues ahí ya vais a notar un alivio increíble, pero cuando hagáis las tres inspiraciones y exhalaciones ya vais a notar una mejoría impresionante.

Así que os recomiendo que lo hagáis. Lo podéis hacer ahora mismo y me gustaría que me dejaseis un comentario para ver qué tal os fue.

2018-06-26T08:21:02+00:00

Leave A Comment